Localidad     ::     Fecha: 23/11/17 02:57 am

 Encuesta
 ¿Quién crees que ganará la Super Copa de España?
 
Real Madrid
Barcelona
 
Vigente desde 10-08-17

Ultima  Galería
Partido de futbol entre el Orihuela CF-Novelda 1-0 temporada 2017/18 17/09/2017
 

Ver Galería


Video más reciente
Mercado Medieval Orihuela 2017
 

Ver Galería


 Concurso
  ¿Con que grupo actuará Rosendo el próximo 5 de diciembre?
 
Burdel King
Saratoga
Mägo de Oz
Take That
 
 Premio:

Deportes   /   Futbol  
Torrevieja
Fecha: 26 / 04 / 2011

Sobreviviendo (de momento) por cuenta ajena
Torrevieja, 0; Mislata, 1

Hay algo mucho peor que la acumulación de una nueva derrota, la quinta consecutiva como local. Hay algo mucho peor que el agotamiento del margen con los puestos fatales. Hay algo mucho peor que la pérdida de otra oportunidad pintiparada de alcanzar de una buena vez la tranquilidad. Y es ello que, reducida la lucha final a un mano a mano contra el Burjasot

—sin descuidar la remota posibilidad de un Villajoyosa aún no matemáticamente descartado—, los aficionados, a la salida del «Vicente García», rumiando el hundimiento y la angustia, hablaran más de los próximos rivales de los valencianos que de las perspectivas de sumar de los torrevejenses. Porque lo más triste no es situarnos, a falta de tres dramáticas jornadas, a sólo tres puntos —tres y medio, si contamos la ventaja del doble enfrentamiento particular, y menos mal— del descenso; después de todo, si nos reducimos a la fría estadística, el porcentaje favorable superaría con creces el 50. Claro, la estadística es sólo estadística, no entra en otros factores. Lo más triste es que nuestros asustados ojos nos han llevado a la esperanza de que La Nucía y el Novelda, que se están disputando la promoción con el Borriol —ironías del calendario, inminente anfitrión del Torrevieja—, se conviertan de rebote en salvadores de los salineros en sus respectivas batallas contra el Burjasot. Pero como al Burjasot, por aquella de las casualidades, se le ocurriera ganar uno de esos dos partidos... o siquiera empatarlo... Pues se confirmaría la sensación de que este campeonato va a tener la censurable falta de consideración de durar lo justo, ni una semana más ni una menos, para que se consume el desastre. Un desastre cada vez más amenazante que podría evitarse si el Torrevieja, por su parte, ganara uno de los tres compromisos que le quedan. Pero ¿cómo pensar en que el Torrevieja puede ganar, y a quién, después de todo lo que estamos viendo?

El choque contra el Mislata ya lo hemos contado aquí en varias ocasiones. Es la repetición de los últimos diez o doce, con el matiz de que el gol cayó del lado de los forasteros. Los de Bacete venían a sellar su permanencia, y la obtendrían a poco que pusieran intensidad en cada lance. Desde el principio, suyos eran los balones sueltos y el control del centro del campo. Desde el principio, se movían con mayor soltura que un Torrevieja que, lejos de serenarse por el resultado del sábado —además de la enhorabuena, hemos de dar también las gracias al Levante B— y de salir a resolver ante su parroquia un envite de tanta trascendencia, parecía unir un anormal agarrotamiento a su conocida carencia de fuerzas. Si el extraño cansancio empezaba antes a aflorar acabando la primera parte, ahora ya lo teníamos ahí transcurrida menos de media hora. Los envíos largos a un solitario y fajador Abraham, recurso del pasado, no generaban peligro en la otra área. Al contrario, lo que se generaba era desconfianza en el juego de equipo, por las imprecisiones en los pases. De ahí que cada cual, con las lógicas dificultades de no contar con ayuda, pretendiera avanzar por su cuenta; fue el caso de Tiago, el que más se empeñó en este capítulo, sin fruto, por la banda izquierda.

Buscando revulsivos, José Antonio Álvarez decidió un doble cambio en el descanso. Manolo Mas trataría de ofrecer algún sentido a las combinaciones, y al mismo tiempo se evitaba el riesgo de que Vicente Boix, amonestado y a veces desbordado por un incisivo Omar, viera la segunda tarjeta. Manu ocupó la derecha, su flanco natural, y la delantera se modificaría asimismo. Por desgracia, el asunto no mejoraba para el Torrevieja, igual de atascado y nervioso. Mientras el Mislata se conformara con el empate —y por los síntomas, así era—, el marco de Tomás no sería asediado. Y es que los nuestros habían establecido su idéntica y limitada aspiración en el horizonte: mantener el cero a cero y repelar al menos un punto. No había base para otras aspiraciones fundadas. Durante más de veinte minutos, ni los unos —porque no podían— ni los otros —porque se daban por satisfechos— tirarían a puerta. Así que todo terminaría como comenzó salvo que acaeciera una acción táctica aislada y certera. Pero esa acción estaba más cerca de acaecer en el área blanquiazul. Y es que, por mucho que se acomoden en principio, los rivales de este Torrevieja terminan siendo ambiciosos, aun sin proponérselo.

Nada importa que se discutiera la falta señalada a Jorge y que encima le acarreara a éste cartulina amarilla. La cuestión es que Omar encontró un hueco para añadir desolación a unas gradas que no despiertan de la pesadilla. En circunstancias normales —abundamos en que no son las que concurren—, el conjunto local se habría volcado con balones a la olla. El Torrevieja sólo conseguiría mandar dos o tres, con los subsiguientes e improductivos barullos. Para colmo, la profundidad que deparó la inclusión de Córcoles se reflejaría únicamente en el número de fueras de juego; cuatro en poco tiempo, para mayor desesperación. Al contragolpe, los mislateros dispusieron de situaciones suficientes para ampliar la brecha. No necesitaban aprovechar ninguna. Aunque todavía no lo supieran, el partido lo tenían en el bolsillo desde que Omar ejecutó aquel malhadado golpe franco directo. La experiencia nos lo demostraba. Como nos demuestra que la bombona de oxígeno —hay que aceptarlo— está en poder de La Nucía y del Novelda, que jugarán por ellos y por nosotros. Por la cuenta que nos trae, que es la máxima, deseémosles la máxima suerte a ambos.

Torrevieja: Tomás, Vicente Boix (Manolo Mas 45’), Queco, Diego Meijide, Manu, Jorge, Burguillos, Javi Orta (Manolo Mas 45’), Sunny (Córcoles 76’), Tiago y Abraham.

 Mislata: Álex, Tito, Burgos, Rue, Fran Pedret, Carlos, Alberto (Sergio Cuesta 74’), Chaves, Sahuquillo (Juanito 70’), Omar (Chus 80’) y Civera.

 Árbitro: Cintas Mena, de Benidorm, auxiliado por Perea Parres y Bustamante Ortiz. Amonestó a los locales Vicente Boix, Tiago, Abraham, Jorge, Manu, Tomás, José Antonio Álvarez (entrenador) y Juan Pedro Vera (preparador de porteros), y a los visitantes Omar y Juanito.

 El gol: 0-1, 72’: Omar saca un golpe franco directo, desde el vértice izquierdo del área, con efecto interior y ajustado a la base del primer palo.

Compartir Fuente: Antonio, Sala


 
Información
Esta noticia no tiene ningun comentario.


Asunto
Nick
 Publicidad